Budapest

Budapest es la capital de Hungría, y con poco más de 1,7 millones de habitantes, la ciudad más grande del país.

Budapest nace de la unión de tres ciudades: Buda, Pest y Óbuda, si bien las dos primeras son las más admirables y las más conocidas. Para muchos, es la ciudad más bonita de Europa ya que cuenta con edificios tradicionales típicos de la Europa del Este y es atravesada por el Danubio, el río más largo de la UE que divide la ciudad en dos, quedando Buda y Óbuda al oeste y Pest, al este.

La ciudad de Budapest necesita, al menos, 3 días para verla con calma. Lo ideal es dividir los días en Buda y Pest para no tener que estar cruzando el río continuamente de un lado al otro y así aprovechar mejor el tiempo. También es cierto que Budapest tiene una buena red de metro que cubre casi toda la ciudad y, donde no llega, hay autobuses y tranvías.

Algo básico que debéis saber para poder moveros con facilidad por allí es que "Ulica" es "calle" y "tér" es "plaza" :)


Historia

Antes de comenzar, deberíamos hacer un breve inciso sobre la historia de Budapest, ya que nos iremos encontrando a lo largo de la visita con múltiples referencias y lugares históricos por toda la ciudad.

Al caer el Imperio Austrohúngaro, Hungría se declaró una república independiente.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Budapest quedó parcialmente destruida por las bombas de los aliados. Los puentes fueron destruidos y muchas personas perdieron la vida durante los ataques. Tras la Guerra, Hungría fue ocupada por la Unión Soviética. En 1956 comenzaron a surgir grupos revolucionarios y manifestaciones en contra del gobierno estalinista de la Unión Soviética. Lo que comenzó como una pequeña rebelión se convirtió en una auténtica revolución, uniéndose a esta el ejército húngaro. Imre Nagy, líder húngaro, anunció que Hungría dejaba de formar parte del Pacto de Varsovia (acuerdo de apoyo militar por parte del Bloque del Este liderado por la URSS con el objetivo de hacer frente a la OTAN, alianza formada por el bloque europeo y norteamericano). Esto enfadó a la URSS, que se vio obligada a sacar los tanques. Tras cerca de 40.000 muertos, la resistencia húngara no aguantó mucho más y acabó sucumbiendo al poder comunista. Muchos húngaros se exiliaron entonces a Austria y a otros países cercanos.


¿Cómo llegar a la ciudad desde el aeropuerto?

Lo más probable es que hayáis volado a Hungría en Ryanair o Wizzair. Si vais con Wizzair, tened cuidado con el equipaje de mano, ya que no permiten maleta pequeña a bordo, simplemente permiten una mochila o un bolso. Así que, sabiendo esto, lo más barato es volar con Ryanair. Si te presentas en el avión con la maleta sin haberla facturado te clavarán el módico precio de 45€ por maleta.

Dicho esto, una vez hayáis llegado al aeropuerto de Budapest, tendréis que comprar tickets de transporte. Dependiendo de cuándo y cuántos días vayáis, lo recomendable es coger tickets/abonos de varios días. El de 3 días cuesta unos 17€ y te vale para coger metro, bus y tranvías. Aunque vuestra intención sea ver la ciudad caminando, lo cierto es que el frío y la lejanía de algunos sitios hacen que al final acabes usando el transporte público más a menudo de lo esperado.

Una vez comprado el ticket, cogeremos el autobús 200E, cuya parada se encuentra saliendo de la terminal y girando a la derecha. Este bus nos llevará a una parada de metro de la línea 3 (Kőbánya-Kispest), desde donde podremos llegar al centro de la ciudad.

Como curiosidad, cabe mencionar que las líneas 2 y 4 de metro cruzan el Danubio por debajo! por lo que tendrás que bajar muchas escaleras mecánicas hasta poder coger el metro en algunas estaciones.

¿Qué ver en Buda?

Castillo de Buda. Si hay un monumento que se ve tanto desde el río como desde cualquier lugar de Pest, ese es el Castillo de Buda. Este castillo ha sido el hogar de reyes húngaros desde el siglo XIII. Sin embargo, el castillo ha pasado por múltiples manos y ha sido reconstruido varias veces debido a las diversas guerras habidas durante la historia. En el siglo XVII, el castillo perteneció a los Habsburgo, quienes conquistaron Buda tras muchas batallas. Tantas, que Buda quedó prácticamente destruida y fueron ellos los encargados de reconstruirla y dar un nuevo diseño al castillo. En 1944 fue nuevamente dañado por la Unión Soviética en sus ataques a la Alemania Nazi por lo que la última reconstrucción data de después de la II G.M.

budapest castillo de buda
Castillo de Buda desde el Puente de las Cadenas

Hoy en día alberga la Galería Nacional Húngara (Hungarian National Gallery), la Biblioteca Nacional de Hungría (Országos Széchényi Könyvtar) y el Museo de Historia de Budapest (Budapesti Történeti Múzeum). Para llegar, lo mejor es subir andando por el camino que nace enfrente del famoso Puente de las Cadenas, o bien subir en el funicular, que es de pago.

budapest iglesia san matias
Iglesia de San Matías. Siguiendo nuestro paseo por Buda, relativamente cerca del Castillo, se encuentra esta iglesia. La iglesia de San Matías es, sin duda alguna, la iglesia más famosa de la ciudad. Fue construida en 1255 y su nombre se estableció en honor al rey Matías de Hungría. Sin embargo, en 1541, al ser ocupada por los turcos, pasó a ser una mezquita. Durante la liberación de Hungría por parte de los turcos en 1686, la iglesia quedó totalmente destruida y, tras varios intentos de reconstrucción, fue el arquitecto Frigyes Schulek a finales del siglo XIX quien la restauró, consiguiendo que adaptara la misma apariencia que originalmente tenía.

Merece la pena visitar la iglesia por dentro ya que es muy bonita y no es muy cara la entrada. En su interior alberga reliquias y tesoros varios, incluso un cuadro de la famosa Emperatriz Sissi de Austria, muy querida en Hungría ya que solía visitar a menudo Budapest –fue reina consorte de Hungría–, una de sus hijas nació allí e incluso se dice que mantuvo una relación con el Conde Gyula Andrássy, nombre que lleva precisamente una de las calles más grandes e importantes de Budapest.

Bastión de los Pescadores (Halászbástya). Justo al lado de la iglesia de San Matías, se encuentra el Bastión de los Pescadores, un mirador construido precisamente por el mismo arquitecto de la iglesia, Frigyes Schulek, entre 1895 y 1902. Está formado por 7 esculturas que representan 7 tribus magiares –el pueblo Magyar es el que habitó en lo que hoy se conoce como Hungría–, si bien son conocidas como pescadores ya que se ubican en un antiguo barrio de pescadores. Desde aquí se obtiene una tremenda vista panorámica de todo Pest así como del Danubio y los puentes que unen las ciudades de Buda y Pest.
budapest invierno

Museo Hospital in the Rock. Habíamos oído hablar mucho de este museo y la verdad es que nos unimos a las recomendaciones. Se trata de un antiguo búnker que fue usado como hospital secreto a lo largo del siglo XX. Durante la Segunda Guerra Mundial decenas de heridos eran atendidos en este hospital. De hecho, aunque la capacidad inicial era de 60 pacientes, se llegó incluso a triplicar el número de enfermos que residieron allí. Los médicos provenían de otros hospitales de Budapest mientras que las enfermeras eran voluntarias. El hospital se siguió utilizando en las décadas posteriores e incluso se preparó para una posible guerra nuclear.

Las visitas son guiadas y en inglés, cada hora, y hacen descuentos a estudiantes. El horario es de 10 de la mañana a 20h todo el año, salvo ciertos días festivos. El único pero es que no se pueden hacer fotos, aunque en su página web hay varias para hacerse una idea de cómo han montado los escenarios interiores, con maniquíes representativos incluidos. En su página web pueden ver sus precios.

Para llegar al museo, solo hace falta seguir la calle Szentháromság, que sale de la plaza de la iglesia de San Matías, hasta Tóth Árpad Sétány, una avenida perpendicular a ella. De frente encontraremos un ascensor que desciende hasta la entrada del Búnker-museo.

Citadella. Si queremos obtener una vista de todo Pest, una buena opción es subir a ver la Citadella –no se tarda más de media hora andando–, ubicada en la cima de la colina Gellért. Para subir a esta colina de 235 metros de alto, lo mejor es partir del puente de Elisabeth (Erzsébet híd). La Citadella ha sido históricamente una fortaleza, construida en 1854 por los Habsburgo. Una vez se marcharon los austriacos, la fortaleza pasó a manos de los húngaros que, gracias a su gran ubicación –con vistas tanto a Buda como a Pest–, no la destruyeron y la usaron para diversos objetivos tales como campo de prisioneros o alojamiento de gente sin hogar. Durante la Segunda Guerra Mundial jugó un rol fundamental, albergando una sede de las SS alemanas.

budapest citadella
Vistas de Budapest desde la Citadella

En 1947 se construyó en esta cima un Monumento a la Libertad. Este monumento conmemora la liberación de la Alemania nazi por parte de Hungría y consta de tres grandes estatuas, siendo la más importante la mujer central portando una hoja de palmera como símbolo de libertad. A partir de los años 60, la Citadella se convirtió en uno de los atractivos turísticos de Budapest, gracias a las preciosas vistas que ofrece de toda la ciudad.

Si tenéis tiempo, en la misma colina Gellért se encuentra la iglesia de la Cueva, una atípica iglesia ubicada en una gruta que merece la visitar.

¿Qué ver en Pest?

El Parlamento (Országház). Qué se puede decir...impresionante. El edificio, de estilo neogótico, se terminó de construir en torno al año 1900 por lo que es relativamente nuevo. Es el parlamento más grande de la Unión Europea, superando por poco las dimensiones del de Reino Unido.

La parada de metro más cercana es Kossuth tér, en la línea 2 de metro. Al estar a orillas del Danubio, la mejor posición para verlo es desde la otra parte del río, desde Buda. O bien a la orilla del río, o bien desde la parte alta, en el Bastión de los Pescadores, se puede apreciar la belleza de este impresionante edificio. Como complemento a estas vistas, existe la posibilidad de dar un paseo en barco por el Danubio de noche, algo totalmente recomendable ya que ves los principales edificios iluminados a ambos lados del río. Si de día es espectacular, de noche lo es aún más. El barco se puede reservar en esta página y la compañía encargada se llama Legenda. Nos costó 15€ por persona con una bebida incluida.

budapest parlamento

Para visitar el parlamento existen visitas guiadas en varios idiomas, incluido en español. La visita dura menos de una hora pero merece la pena para ver la inmensidad y belleza del edificio, también por dentro. Las entradas se pueden comprar por internet en este enlace y el precio es de 2000 HUF por persona para los ciudadanos de la UE, con un descuento del 50% si eres menor de 26 años.

En un ala del Parlamento, a orillas del Danubio, se puede ver otro memorial de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de una hilera de pares de zapatos esculpida en 2005 por Can Togay y Gyula Pauer. Estas esculturas tratan de rendir homenaje a todos aquellos judíos (en su mayoría) que les ordenaban ir al borde del Danubio y descalzarse para, posteriormente, ser disparados por la espalda mientras caían desplomados al río. Esta cruel forma de asesinatos por parte de la Alemania Nazi tiene su humilde homenaje en el lugar de los hechos. Para encontrarlo más fácilmente, podéis poner "Shoes on the Danube" en google maps

Frente al parlamento, se encuentran los edificios del Museo Etnográfico y el Ministerio de Agricultura. Este último es fácilmente reconocible por una bolas metálicas que hay pegadas en las paredes junto con varias coronas de flores en memoria del levantamiento de 1956.

Balnearios. Esta es una visita obligatoria. Es una actividad común entre los húngaros, sobre todo en los fines de semana, y muchos son los balnearios que hay en la ciudad así que es una visita muy recomendable. Nosotros fuimos al balneario de Széchenyi ya que es el más grande y famoso de la ciudad. La sensación de estar a 38 grados en el agua y salir al exterior por la noche, que en invierno estaba a -5 grados, es algo que tenéis que probar. Este balneario cuenta con tres piscinas al aire libre y una parte cubierta con varias piscinas pequeñas, saunas y baños turcos. El precio es de 15€ por persona, incluyendo una taquilla donde poder dejar las cosas. Lo único que hay que llevarse es toalla, chanclas y allí te dan una pulsera electrónica para poder pasar a la piscina. Es más, los sábados (casi todos) por la noche, a partir de las 22:30, hacen fiestas nocturnas en este balneario, así que si lo que buscas es salir por la noche, prueba esta novedosa forma de ir de fiesta.

Para llegar allí hay que coger la línea M1 hasta la parada Széchényi Fürdö, penúltima parada de la línea.

budapest spa

Otra de las ventajas de ir a este balneario y no a otro es que justo al lado de Szechenyi, se encuentra la Plaza de los Héroes (Hősök tere), ubicada en la anterior parada de metro (también de la M1) de mismo nombre que la plaza. Esta plaza queda rodeada por importantes edificios como son el Museo de Bellas Artes (Szépművészeti Múzeum) y el Palacio de Arte (Műcsarnok). En el centro de la plaza, predomina el Monumento del Milenio (Millenniumi emlékmű), el cual está formado por un obelisco de 36 metros coronado por el Arcángel Gabriel y, alrededor, 7 esculturas de las famosas 7 tribus magiares que comentábamos en el Bastión de los Pescadores. Fue diseñado en 1894 y terminado de construir 35 años más tarde. Rodeando al monumento y las esculturas magiares, encontramos personajes célebres de la historia de Hungría.

Avenida de Andrassy. De la Plaza de los Héroes nace esta gran avenida, una de las calles más grandes de Budapest. A lo largo de dicha avenida podemos contemplar la Ópera Nacional de Hungría (Magyar Állami Operaház), construida en 1884 de estilo neo renacentista, así como por el Oktogon, una famosa plaza que realmente no tiene mayor cosa que varios restaurantes tipo Fridays, McDonald's, Starbucks, etc. Si nos desviamos un poco desde el Oktogon por la calle Teréz krt. podemos tomar un café en el histórico y precioso New York Café (New York Kávéház), centro de la vida literaria húngara del siglo XX desde que fuera inaugurado en 1894.

Al final de la Avenida Andrassy ya podremos vislumbrar la Basílica de San Esteban (Szent István-bazilika), catedral católica de Budapest terminada de construir en 1905 en estilo neoclásico. Obligatoria también es la subida a la cúpula, desde donde se obtienen unas espléndidas vistas de la ciudad. El precio no es caro y se puede subir en ascensor. En el interior de la iglesia se encuentra una reliquia de incalculable valor: la mano derecha de Esteban I, primer rey de Hungría –de ahí el nombre de la Basílica–.

budapest lugares de interes

Mercado central. Al menos un día tenéis que venir a comer a este lugar. Se trata de un gran mercado cubierto. En la planta baja se vende pescado, fruta, dulces caseros, etc., y en la planta de arriba se puede comer comida típica húngara, sobre todo el clásico Goulash (una especie de guiso con carne) del que tanto hemos oído hablar. Son puestos con dos o tres mesas por lo que no siempre vas a encontrar sitio para sentarte. Aparte de comida típica, también hay puestos de souvenires y, tras haber visto las distintas tiendas encontradas a nuestro paso por la ciudad, podemos decir que aquí están los recuerdos más baratos. Se encuentra además en un lugar inigualable, frente al Danubio (calle Vámház krt. 3), de tal manera que se puede ver muy bien por fuera si damos un paseo en barco.

Para llegar al Mercado Central, lo recomendable es partir de Vörösmarty tér, otra de las plazas más importantes de la ciudad, donde podréis tomar un café en la lujosa Pastelería Gerbaud, y coger la calle Váci utca –famosa calle comercial de Budapest– hasta llegar al mercado, de tal manera que podéis ver de camino dos de las plazas/calles más transitadas de la ciudad.

Bares de ruina. Imagino que si estáis investigando qué ver en Hungría, ya habréis oído hablar de estos bares. Se trata de edificios que estaban en mal estado, semi-abandonados, y que la gente empezó a restaurar por su cuenta hasta llegar a convertirlos en un bar, pagando un módico precio al Ayuntamiento por su alquiler –ya que son edificios en ruinas–. A partir de ahí, cada dueño le da su estilo y hoy en día son una referencia en Budapest y tienen un ambiente muy internacional, con todos los turistas que se acercan a verlos diariamente. Nosotros fuimos al Szimpla, que es el más famoso de todos, por lo que está siempre hasta arriba. También es muy conocido y recomendable el Kuplung, entre otros. Decoración extravagante, bebidas baratas, cachimbas, distintos ambientes y buena música será lo que encontraréis en este tipo de bares. El Szimpla está ubicado en Kazinczy utca número 14.

Estos bares se encuentran en su mayoría cerca del Barrio Judío. El Barrio judío queda comandado por la Sinagoga Dohány (Dohány utcai zsinagóga), una de las más grandes del mundo. Esta sinagoga se construyó a mediados del siglo XIX y es la más grande de Europa y segunda más grande del mundo por detrás de la de Jerusalén. En 1939 fue destruida por los nazis y hasta 1991 no se empezó a restaurar hasta tener el aspecto que tiene a día de hoy. Para visitarla es preciso pagar entrada. Hoy en día el recinto, además de la propia sinagoga, cuenta con un museo judío, un cementerio judío y un memorial en recuerdo a las víctimas del Holocausto. Además de la sinagoga hay algunos cafés judíos, así como restaurantes de comida kosher. Un bar ruina-restaurante en el barrio judío al que fuimos a cenar es el Mazel Tov, muy recomendable, con comida muy buena y música en directo.


Más alternativas

Parque de estatuas comunistas. Si tenéis más tiempo, podéis daros una vuelta por este peculiar parque. Está un poco lejos del centro de la ciudad por lo que en transporte público, con varias combinaciones de transportes, se puede llegar en una hora aproximadamente. Se trata del Memento Park, un parque con estatuas de líderes comunistas, del Ejército Rojo, incluso de algunos combatientes húngaros que participaron en la Guerra Civil española. Como decimos, si estáis un buen tiempo en Budapest es una excelente opción para completar vuestro viaje.

Excursión a algún pueblo de alrededor. Szentendre, según nos comentaron, es de los más bonitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario